¿Cómo proteger nuestras cuerdas?

Inicio/¿Cómo proteger nuestras cuerdas?

¿Cómo proteger nuestras cuerdas?

Jesús Serrano 21 Nov 2017
Apasionado de la Escalada Decathlon Manresa

Proteger las cuerdas es esencial

Las cuerdas de escalada son un elemento esencial de la cadena de aseguramiento, detiene la caída de forma segura absorbiendo el impacto que producimos, es nuestro nexo de unión con el compañero de cordada que nos asegura y a menudo puede ser incluso nuestro modo de progresión por las paredes. En fin, que sin ponernos dramáticos, las cuerdas (entre otros elementos) nos puede dar muchas alegrías o disgustos. Las cuerdas de escalada son frágiles a muchas clases de agresiones y es muy importante su cuidado, protección y mantenimiento para ahorrarnos sustos y disfrutar de nuestras escaladas y vuelos.

La vida útil de las cuerdas y el mantenimiento de sus propiedades depende de factores muy variables tales como la frecuencia de utilización, la frecuencia con que se producen caídas sobre ella, el tipo de caídas, agentes externos tales como la roca contra la que roza, el agua de la lluvia  y el cuidado y mantenimiento con que la tratemos durante su tiempo de actividad. Nuestra cuerda puede sufrir en cualquier momento una agresión que nos obligue a jubilarla, a causa de su utilización; el roce de dos cuerdas en un anclaje, una caída sobre un filo agresivo, los descensos sobre ella a toda mecha o por la mala suerte de la caída de una piedra sobre ella. Nuestra escalada será siempre tan segura como seguro sea nuestro material y formación, por tanto lo recomendable es estar formados y actualizados en la utilización, técnicas y mantenimiento de nuestro material porque este puede sufrir desperfectos imperceptibles a simple vista y hemos de estar siempre presentes en su utilización o solo dejarla a personas con la formación adecuada.

Los fabricantes recomiendan un período máximo de almacenamiento de entre 4 y 5 años desde la producción de la misma y un período máximo de vida activo de entre 10 y 12 años  pues aunque se haya almacenado de forma correcta, cuidado y realizado un mantenimiento óptimo a lo largo del tiempo, las propiedades de las fibras sintéticas de las que se compone pierden sus virtudes con el paso de este, y si buceamos un poco en catálogos técnicos no hay ni un fabricante que se moje más allá de estos parámetros. Por último, todos estaremos de acuerdo en que las cuerdas se deben mantener siempre alejadas de productos químicos como ácidos, aceites, gasolina… En caso de contacto de la cuerda con algún elemento sospechoso, consultar con el fabricante.

¿Cómo cuidarla?

  • Utiliza una bolsa para cuerda

    Si una cuerda se deja en el suelo durante su uso, la arena del suelo penetra en su envoltorio exterior o también llamado camisa, estos granos de arena (que no dejan de ser minerales microscópicos afilados) penetran en la cuerda y al paso de mosquetones y aparatos aseguradores agreden sus fibras y aceleran su deterioro. Una bolsa para cuerda es ideal para que esta no toque directamente el suelo y además nos permite guardarla sin tener que plegarla con lo que evitaremos que se rice como sucede a menudo después de haberla plegado o enrollado sobre sí misma. Si tu cuerda ya se ha llenado de tierra, te interesará saber esto.

Cuidar tus cuerdas
  • Nunca guardes la cuerda húmeda

    La cuerda se puede mojar por el uso de esta en actividades alpinas, al contacto prolongado con nieve o hielo , a causa de un aguacero imprevisto o porque escalamos en una zona de roca porosa tipo caliza con chorreras que después de un día de lluvia rezuma agua por sus chorreras y agujeros, por tanto antes de guardarla, se debe secar protegida de los rayos UV y en un lugar ventilado, estirándola en toda la longitud que podamos y evitando pliegues para facilitar la evacuación del agua en todos sus tramos.

  • Nunca guardes la cuerda en el maletero del coche a pleno sol

    Esto se debe evitar a todas luces porque es como meterla en un horno de cocción, acelera el deterioro de las fibras viscosas que componen la cuerda restándole elasticidad y puede ser la causa de roturas parciales o completas a causa de fuertes impactos sobre ella.

  • Cuando la utilices

    Revisa siempre la cuerda antes y después de utilizarla, inspecciona los 4 o 5 metros inmediatos a cada cabo, estos sufren un montón al recibir los impactos de nuestras caídas, se hinchan y deterioran la camisa llegando incluso a romperla y agredir al alma (el interior de la cuerda) a causa de la fatiga que provoca en la cuerda los impactos reiterados sobre el mismo punto. Si la camisa de la cuerda está muy repelada o si al plegar la cuerda los lados inmediatos al pliegue se tocan y ofrecen un aspecto chafado, debemos cortar ese extremo colocando esparadrapo bien prieto para evitar el desplazamiento de la camisa y el alma de la cuerda y cortar por la mitad del esparadrapo de forma homogénea con un buen filo y después quemar el radio del extremo del cabo.

Cuidar tus cuerdas

Cuerda con camisa pelada

Cuidar tus cuerdas

Cuerda chafada

Cuidar tus cuerdas

Cuerda con camisa en buen estado

Cuidar tus cuerdas

Cuerda en buen estado

Proceso de reparación:

Por otro lado también podemos acudir a la sección de escalada de cualquiera de nuestras tiendas Decathlon y pedirle al vendedor técnico que nos corte el cabo con la máquina cortadora que usamos para cortar cuerda o coordino a metros. Evita tirar de las cuerda de forma violenta cuando se tensa con el roce de un punto de descuelgue, el contacto con aristas, o superficies rugosas. Cuando realicemos maniobras de descuelgue como el rapel o descendamos a un compañero que se encuentre en un punto de descuelgue, hemos de evitar hacerlo a lo loco a altas velocidades porque al hacerlo podemos producir fusiones en la funda de la cuerda al provocar que se caliente las superficies de  metal del aparato asegurador por la fuerte fricción con la cuerda. Hemos de tener cuidado con los aparatos e instalaciones hechas con poleas o superficies de acero inoxidable, muchos fabricantes advierten que el acero inoxidable transmite mucho más el calor y empeora el panorama, por tanto, lo ideal son los aparatos descensores homologados que se fabrican con aleaciones que (entre otras cosas) reducen la acumulación de calor y se enfrían rápido. Por último, revisa los descuelgues y el material que utilices, mírate el paso de la cuerda de tus mosquetones y de los puntos de descuelgue, si están muy gastados pueden tener zonas cortantes que agredan a la cuerda y sin avisar.

Cuidar tus cuerdas
Cuidar tus cuerdas

Consideraciones finales

Siempre que compres una cuerda, lee las especificaciones técnicas que incluye y guárdalas , incluye un montón de información interesante sobre su uso, su mantenimiento y vida útil, se meticuloso en su cuidado y realiza sobre ella inspecciones periódicas para comprobar su estado, si en algún tramo dudas de su calidad y su uso no la utilices , llévala a revisar por parte de algún técnico y en el peor de los casos deshazte de ella pues los accidentes no avisan y llegan de golpe.

¡Espero que hayáis disfrutado del post sobre las cuerdas de escalada! Déjame un comentario si tienes alguna duda, también puedes consultar nuestro catálogo de Escalada.

Jesús Serrano
Vendedor de Montaña
Ven a conocer a Jesús a la tienda Decathlon Manresa

Por | 2018-04-03T11:51:08+00:00 noviembre 21, 2017|Escalada, Seguridad y mantenimiento del material|1 Comentario

Acerca del autor:

Jesús Serrano
Apasionado de la Escalada Decathlon Manresa

Un comentario

  1. Dany noviembre 26, 2017 en 2:13 pm - Responder

    Gracias Jesús!

Deje su comentario