Escalada de varios largos fáciles (Segunda parte): La Aguja Roja

Inicio/Escalada de varios largos fáciles (Segunda parte): La Aguja Roja

Escalada de varios largos fáciles (Segunda parte): La Aguja Roja

Victor Manuel Moraño 28 Oct 2016
Apasionado de la Escalada en Decathlon San Sebastián de los Reyes

Buenas a tod@s, Siguiendo con la serie de escaladas deportivas fáciles de varios largos, hoy os presento la segunda entrada, sobre la escalada en Riglos y más concretamente sobre mi experiencia escalando la Aguja Roja.

La Aguja Roja

La Aguja Roja forma parte de los conocidos como Mallos Pequeños de Riglos (que tan pequeños no son cuando llegan incluso a los 200 metros), que se encuentran más a la derecha de aquellos tan míticos como el Firé, el Pisón o la Visera. En esta ocasión voy con mi compañera americana de cordada Emily, y tras inspeccionar bien la guía de la zona, hemos decidido hacer la vía Normal a la Aguja (120 m, 4 largos, Dificultad V-) por ser una buena vía de iniciación a los “Bolos” rigleros. Y es que Riglos, para quien aún no lo sepa, tiene una forma de escalada muy peculiar debido a la formación rocosa de los mallos, siendo estos consecuencia de la roca cementada con grava y arena hace millones de años, dando lugar al conglomerado que observamos actualmente.

riglos huesca aragon mallos escalada

Una vez con todo el material listo (15 expreses, cuerda simple de 9.8 y 70 metros, material para reuniones, cascos, etc.) atravesamos el pueblo llegando hasta una balsa a las afueras desde donde sale un camino que nos llevará hasta la base del mallo. Después de una media hora de caminata, ya en la base nos preparamos para empezar la escalada y emular a los escaladores Ángel Serón y Francisco Fau, que un dia de Junio de 1947 hicieron la primera ascensión a este mallo (inicialmente se bautizó como “La remolacha”, aunque posteriormente sería sustituido por “Aguja Roja”).

material escalada cuerdas preparacion

Primer largo (V-): Primera toma de contacto con la roca, este largo empieza en la pared de enfrente de la aguja (Mallo Gómez Laguna por su cara sur) y tras ascender un poco cogemos un puente de roca que nos lleva a la primera reunión. Es el largo más complicado de la vía en mi opinión, con un pequeño desplome y que aun siendo V- debemos tenerle respeto, sobre todo por la peculiaridad de la roca, que para quien no haya venido nunca, le sorprenderá bastante.

escalando la aguja roja mallos huesca aragon escalada

Segundo Largo (IV+): Este largo, ya completamente sobre la Aguja, es más vertical, con tendencia a izquierdas y muy disfrutón, a pesar de tener un pequeño paso con desplome donde hay que apretar un poquito más. El aleje de las chapas, aun sin ser muy elevado, da muestras de que estamos en una vía más clásica y no en cualquiera de las escuelas de escalada deportiva de nuestra zona. Por ello hay que ir con un poco de entrenamiento mental previo, mayor aún si nuestro grado máximo no está muy por encima de la vía. Hasta el momento nuestra cordada avanza bastante fluida y comenzamos a disfrutar de este tipo de escalada.

Tercer largo (IV+): En nuestra opinión, el más bonito de la vía. Parte de la segunda reunión en vertical hacia arriba hasta encontrarse con un diedro con infinitas posibilidades de progresión, que nos deposita en una repisa que constituye la tercera reunión, formada por un gran cable que abraza la roca, y algunas argollas. Llegados a este punto y viendo lo poco que nos queda para la cima, nos damos cuenta de por que es una vía perfecta para iniciarse, y es que por un lado resulta bastante fácil debido a su grado asequible pero por otro, es una vía muy bonita que te hace disfrutar de sus pasos.

escalar la aguja roja dificultad escalada

Cuarto largo (IV): Última parte de la vía, largo muy fácil que sin ningún paso complicado y tampoco demasiado bonito, nos deposita en la cima de la Aguja Roja.

Una vez en la cima, podemos disfrutar de unas vistas espectaculares de los alrededores, desde una altura que solo los pájaros comparten con los escaladores (por cierto, Riglos es un fantástico lugar para el avistamiento de aves y es que en la zona podemos encontrar, además de los famosos buitres leonados, quebrantahuesos, halcones, águilas, etc.). La verdad es que es las cimas de Riglos son un lugar mágico que hacen que la escalada merezca aún más la pena.

El descenso, lo realizamos en varios rapeles por la misma vía hasta llegar a la base, donde celebramos la escalada y nos preparamos para seguir nuestro camino.

escalar la aguja roja riglos aragon escalada

* Para quien quiera saber mas de la formación de los Mallos, le recomiendo que visite la web Geopaseos.

** Me gustaría destacar en cuanto a la escalada en esta zona, la necesidad por parte de los escaladores de poseer cierto bagaje en la escalada clásica, ya que aunque las paredes en su mayoría están protegidas por parabolts, el estilo es mas tirando a clásico con alejes importantes en muchas de las vías. Por ello recomiendo que a la hora de elegir un itinerario no subestimemos los grados e intentemos elegir vías que no fuercen mucho nuestro nivel, pues hay que tener en cuenta también la longitud de los mallos y el cansancio que vamos acumulando en cada largo. Dicho esto, espero que tengáis una fantástica escalada en este sitio y que lo disfrutéis tanto como yo lo hice.

¡¡Un saludooooo!!

Por | 2018-04-03T11:21:43+00:00 octubre 28, 2016|Escalada, Lugares y vías|Sin comentarios

Acerca del autor:

Victor Manuel Moraño
Apasionado de la Escalada en Decathlon San Sebastián de los Reyes

Deje su comentario