Técnica gestual en escalada

Inicio/Técnica gestual en escalada

Técnica gestual en escalada

Victor Manuel Moraño 20 Jan 2017
Apasionado de la Escalada en Decathlon San Sebastián de los Reyes

Hola escaladores/as! Hoy empiezo lanzándoos una pregunta: ¿Cuántas veces habéis visto vídeos de escaladores que parece que no están muy fuertes pero que consiguen hacer vías realmente increíbles? ¿Ha sido su día de suerte? ¿Es pura casualidad? No, lo creo. Y es que en la escalada no todo es fuerza y una gran parte del éxito radica en la técnica de cada uno y en su manera de leer los movimientos que requiere una vía.

En el post de esta semana vamos a hablar sobre la técnica gestual en escalada más básica, es decir, veremos cómo movernos y cómo usar nuestro cuerpo de manera que nuestra escalada sea más eficiente. Este tema, algo desconocido o no muy trabajado por los escaladores más noveles, es la base de un buen rendimiento en nuestro deporte y acompañado de un trabajo integral puede ayudarnos a convertirnos en esos escaladores que vemos en los vídeos (o no).

Técnica gestual en escalada: equilibrio y apoyos

Las dos palabras que titulan este apartado son parte de la biblia de todo buen escalador. No es ningún secreto que el equilibrio es fundamental para progresar en la escalada. La RAE, en una de sus acepciones, lo define como la situación de un cuerpo que, a pesar de tener poca base de sustentación, se mantiene sin caerse. Por tanto, es el equilibrio el que en último término nos mantiene en la pared. Para conseguirlo nos hacen falta una serie de apoyos más o menos estables.

 

técnica gestual en escalada

 

Cuando hablamos de nuestra técnica gestual en escalada, nos conviene aprender desde muy pronto que cuantos más apoyos o contacto tengamos con la pared, más posibilidades tendremos de seguir “pegados” a la roca (algo obvio). La proporción óptima es variar entre 3 y 4 apoyos constantemente (contando como apoyos manos y pies). Si tenemos esto en cuenta, nos forzaremos a realizar una escalada más eficiente y técnica y no una escalada basada únicamente en la fuerza (como cuando escalamos tirando solo de brazos y olvidando por completo nuestros pies).

Movimiento del tren superior (Brazos y tronco):

Una vez vistos los dos conceptos generales de equilibrio y apoyo, pasamos a fijarnos en cada parte del cuerpo de manera separada. Dentro del tren superior tendríamos:

  • Brazos: El consejo más importante a la hora de usar nuestros brazos en la escalada es que llevemos estos estirados la mayor parte del tiempo. Hay que evitar contracciones innecesarias, ya que en ellas gastamos mas energía, y solo realizarlas para crear un impulso del brazo que vamos a mover. Veremos que al principio tendemos a llevar los brazos en tensión y normalmente flexionados, siendo la consecuencia de esto un agotamiento mucho más rápido. Si trabajamos este punto, a medio plazo veremos como nuestra resistencia en vías aumenta.
  • Tronco: Aunque quizás no hayamos pensado en ello, el balanceo del tronco según vamos avanzando en una vía es vital. Este hace que nuestro cuerpo encuentre un mayor equilibrio y además nos facilita el alcance de muchas presas que con el tronco estático nunca conseguiríamos coger. Fijaos en cualquier escalador de nivel y veréis como parece que va bailando por la pared, balanceando su cuerpo y buscando el mayor equilibrio. No menos importante es que intentemos llevar la cintura lo mas próxima a la pared para ahorrar esfuerzo.

Movimiento del tren inferior (Piernas y pies):

  • Piernas: Una técnica básica de piernas es el uso del movimiento conocido como “bicicleta”. Este consiste en girar nuestro tronco hacia un lado y meter la rodilla hacia adentro de manera que el brazo que vamos a mover posteriormente gane en recorrido. Se usa mucho en boulder y en desplomes en general.

 

técnica gestual en escalada

 

  • Pies: Esos grandes menospreciados cuando empezamos en el mundo de la escalada. No sabría determinar el porcentaje de una vía que ganamos por nuestro trabajo de pies, pero sí puedo garantizar que es fundamental. Lo primero de todo es no olvidarnos de ellos ni arrastrarlos por la pared a medida que subimos nuestros brazos. Es necesario que pensemos en ellos, de manera que al avanzar creemos una secuencia de movimiento ya predeterminada que iguale el trabajo de manos al de pies. Si prevemos donde pondremos nuestros pies en el siguiente paso ya estaremos haciendo de nuestra escalada un ejercicio más técnico. Una vez que vayamos ganando nivel veremos que la posición del pie (más apoyo para una buena adherencia, saber clavar la punta en pequeñas regletas, etc.) nos dará un gran plus a la hora de afrontar una vía exigente.

 

técnica gestual en escalada pies

 

Ejercicios para trabajar la técnica gestual en escalada

Por último, para acabar este post me gustaría nombrar algunos ejercicios muy básicos que podemos trabajar en nuestro rocódromo o pared cercanos para mejorar nuestra técnica gestual en escalada.

técnica gestual en escalada rocódromo ejercicios

 

  • Trabajo de apoyos: En un plafon o pared, escalar realizando esta secuencia: movimiento mano – mano – pie – pie, garantizando siempre al menos tres apoyos. También estaremos trabajando con ello la técnica de pies.
  • Trabajo de equilibrio: Con un compañero escalaremos de manera alternativa, realizando lo siguiente. Una persona escala hasta que la otra dice ¡Stop! e indica que mano o pie el escalador debe separar de la pared. En ese momento la persona que está en la pared tiene que buscar el máximo equilibrio durante 5 segundos, a ser posible sin mover manos ni pies de las presas que había escogido (excepto la que el compañero le dice que quite).
  • Trabajo de tronco y piernas: Partiendo de una posición en el plafón del rocódromo con bastantes presas, iremos tocando con las manos todas aquellas que estén a nuestro alcance, volviendo a la posición de base después de tocar cada nueva presa. Una vez Trabajo de tronco y piernas: Partiendo de una posición en el plafón del rocódromo con bastantes presas, iremos tocando con las manos todas aquellas que estén a nuestro alcance, volviendo a la posición de base después de tocar cada nueva presa. Una vez hemos tocado todas repetiremos el ejercicio pero esta vez moviendo tronco y piernas (realizando bicicletas) para que lleguemos a las presas gastando menos energía.
  • Trabajo de brazos: Travesía llevando los brazos lo más extendidos posibles en todo momento y sólo flexionandolos para dar impulso en movimientos más explosivos. Cada 10 presas nos quedaremos parados realizando un descanso en la pared con los brazos en extensión. Si queremos ver la importancia de esta técnica es posible realizar el ejercicio trabajando siempre en extensión para ver el derroche de energía que realizamos (excesivo en el caso de los descansos).

Eso es todo por hoy. Espero que alguno de estos consejos os sea útil para trabajar una buena técnica gestual en escalada y poder disfrutar a tope de este deporte.

 

Por | 2018-04-03T11:28:45+00:00 enero 20, 2017|Entrenamiento y técnica, Escalada|Sin comentarios

Acerca del autor:

Victor Manuel Moraño
Apasionado de la Escalada en Decathlon San Sebastián de los Reyes

Deje su comentario